2017 Ago 12 By midsevewebfest 0 comment

Si usted se incorpora a un barco de crucero durante unos días, lo más seguro es que la compra ya esté hecha y que lo único que tenga que hacer es presentarse equipado y listo para partir. Sin embargo, a menudo, la tripulación irá a tierra a hacer la compra, por lo que merece la pena tener en cuenta estas precauciones: Asegúrese de que sabe si el patrón pertenece a la escuela de los productos enlatados o si prefiere carne, pescado o verduras frescas y hacer uso de la cocina a bordo.

Compruebe si hay refrigerador a bordo y, si es así, cómo es de grande. Haga la compra en consecuencia, evitando comprar demasiadas exquisiteces que tenga que almacenarse con especial cuidado. Incluso al comprar comida fresca, tenga en cuenta los planes del crucero y decántese por la preparación rápida y la facilidad de comerlo. Si llega a un fondeadero al anochecer, una comida preparada rápidamente será más apreciada, generalmente, que una más elaborada. Trate de comprar la leche en envases de cartón o de plástico. Las botellas de cristal son un riesgo a bordo de un barco. Un fino borgoña o un clarete suelen viajar mal a bordo de un barco. Los tintos de la Rioja o de la Mancha son más robustos a la hora de soportar los rigores de la vida a bordo. Si están haciendo etapas cortas desde un puerto a otro y en cada sitio se quedan durante un tiempo, la compra para un barco no se diferencia mucho de la de una casa. Sin embargo, para etapas más largas es de vital importancia llevar reservas de comestibles adecuadas para hacer frente a posibles emergencias. Cualquier embarcación de crucero debería poder hacer frente a una noche no planeada en la mar, y aun así, cada temporada hay múltiples casos de yates mal abastecidos que quedan atrapados fuera por un problema del motor o algo enganchado en la hélice Normalmente, este tipo de incidente debería ser un inconveniente más que una emergencia, pero puede llegar a convertirse en un serio problema de supervivencia si en el armario no hay más que un paquete de bolsitas de té y algunos restos de comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *