Como se cuidan los amortiguadores del coche

En cualquier coche los amortiguadores juegan un papel fundamental, porque son el corazón del sistema de suspensión. Para conseguir los mejores amortiguadores para tu coche te invito para que visites https://www.aurgi.com/, porque en este taller encontrarás todo lo que buscas a los mejores precios.

Pero, puede que no sepas sobre los cuidados básicos que debes darles a tus amortiguadores para que consigas el máximo rendimiento posible. Es por este motivo que hoy te traigo algunos consejos para cuidarlos que te invito a leer para conseguir así el máximo rendimiento posible.

Consejos para el cuidado de los amortiguadores

Es vital tener en cuenta que, existen varias formas de cuidar los amortiguadores de tu coche, y dentro de los principales cuidados a tener en cuenta están:

Evita sobrecargas en tu coche

El sistema de suspensión está diseñado para soportar un nivel de peso determinado en tu vehículo. En todo caso, debes asegurarte de no exceder la capacidad máxima que tiene tu vehículo para evitar daños en los elementos del sistema de suspensión.

Tampoco es aconsejable conducir con la capacidad máxima de carga que pueda soportar el vehículo. Siempre se aconseja dejar un cierto margen, para que puedas asegurarte de evitar un exceso de trabajo por parte de los amortiguadores.

Conduce con precaución y por terrenos en buen estado

Debes tener en cuenta que los amortiguadores se encargarán de absorber todos los impactos que se produzcan en las vías. Esto con la finalidad de que dentro de tu vehículo vayas mucho más cómodo, pero debes tener presente el terreno por el que conduces.

Si el terreno es difícil y está lleno de baches o piedras, debes conducir de una forma muy lenta para evitar daños a los amortiguadores. En todo caso, se aconseja no conducir por estos terrenos, y mantener un nivel de velocidad adecuado para evitar que tus amortiguadores no se desgasten demasiado.

Lleva el coche al taller

Es necesario que estés revisando el estado general de los amortiguadores directamente en un taller mecánico. Esto es una práctica que se recomienda hacer cada 20.000 kilómetros para conseguir así el máximo rendimiento posible.

Así, se pueden detectar daños a los amortiguadores como oxidación en los mismos que puede reducir la vida útil. También será importante que se revise si los amortiguadores tienen fugas, y en caso de ser necesario hacer las reparaciones necesarias para corregirlos. Recuerda que, la vida útil de los amortiguadores varía mucho dependiendo de tu tipo de conducción.